¿Cómo saber si estoy perdiendo grasa corporal?

Bajar de peso no es el equivalente a perder grasa corporal. Dietas extremas, aunadas a una actividad física exigente, conducen a una merma del tejido muscular, que, realmente, es lo peor que nos puede pasar cuando realizamos un régimen alimenticio.

Los músculos se encargan, en gran medida, de los movimientos y otras funciones corporales. Lo que significa que, a menor volumen de masa, menos fuerza, resistencia y desempeño físico. Es, por decirlo de alguna manera, el equivalente a envejecer prematuramente y todo debido a una mala alimentación.

El cuerpo humano funciona de manera correcta cuando consume glucosa (carbohidratos), pero, si no consigue lo suficiente, pasa a un Plan B y comienza a “quemar” glucógeno, que no es otra cosa más que glucosa almacenada en el hígado y los músculos.

Finalmente, si realizamos una rutina de ejercicios inadecuada, más temprano que tarde vamos a lucir flácidos. No es común que primero se pierda músculos, que grasa, pero si es posible que eso ocurra, así que mucho cuidado con programas para adelgazar inescrupulosos, que se sustentan en regímenes de bajísimo consumo calórico y alimentos repetitivos.

De acuerdo a expertos, una dieta saludable debe incluir entre 45 y 65% de carbohidratos y, el resto, son proteínas y grasas. Lo importante es mantener una alimentación equilibrada, o de lo contrario el cuerpo se resiente.

Cómo saber pierdo músculo o grasa (síntomas)

Perder peso no es tarea sencilla, así como tampoco lo es saber si nos encontramos en la dieta adecuada. A simple vista, resulta muy difícil saber que los kilogramos de menos son en realidad grasa, músculo o agua. A continuación, algunos tips para saber si en lugar de material lípido, perdemos masa muscular.

Porcentaje de grasa corporal intacto. Si llevas un tiempo a dieta y, efectivamente, la báscula demuestra que has perdido peso, pero los michelines de tu abdomen se mantienen íntegros, hay un claro indicio de que algo no está bien y es, muy probable, que tu musculatura se vea afectada por una mala ingesta de nutrientes.

Perdida rápida de peso. Deshacerse de la grasa acumulada no es fácil, es por eso que muchas personas se frustran cuando realizan una dieta y no ven resultados de forma expedita.

Mas, y por lo contrario, si se pierde peso de manera acelerada, es conveniente hacer una revisión al programa alimenticio. Puede que no aporte los nutrientes necesarios y, literalmente, el cuerpo se comience a comer así mismo.

Cansancio. Otro síntoma claro de que algo no funciona bien con tu dieta, es el agotamiento físico. Si estás perdiendo masa muscular, obviamente vas a tener un pobre desempeño corporal, te sentirás agotado o macilento.

También, se le suman otros aspectos como el sobreentrenamiento. Una persona que no se alimenta de forma saludable, debe ajustar su actividad física a su ingesta calórica.

Desgano en el gimnasio. Volvemos al tema del cansancio físico. Cuando se pierde masa muscular, en lugar de grasa, somos menos ágiles y hay un descenso significativo en la resistencia. O sea, una menor capacidad de realizar repeticiones de determinado ejercicio.

Adicional, los resultados, en cuanto a tonificación, dejan de ser visibles o se tornan muy lentos. Si no logras realizar los ciclos completos y, por si fuera poco, luces menos relleno, es evidencia de que lo que pierdes no es grasa, sino músculo.

A modo de conclusión, cualquier dieta extrema, acompañada de sobreentrenamiento, son los ingredientes perfectos para perder peso de manera inadecuada. Deshacerse de la musculatura, en lugar del material lípido, es algo delicado, por lo que resulta conveniente buscar ayuda profesional antes de comenzar cualquier régimen.

 

Andres Trainer

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.