Cómo realizar el Mantenimiento de la bicicleta spinning correctamente

No te confundas, una bicicleta de spinning lleva mantenimiento.

Tal vez no tan exhaustivo como el de una bici de montaña, pero si requiere de cuidados básicos diarios y periódicos (una vez por semana, mensuales y anuales).

Por lo general, los ciclo indoor no tienen un solo usuario, sino que, a lo largo del día, la pueden usar numerosas personas y cada una va dejando su rastro de sudor y grasa. Así que, como mínimo, después de cada sesión de entrenamiento, se debe efectuar una limpieza rápida del cuadro y manubrios.

Lo mismo ocurre si se tiene una bicicleta de spinning en casa. Esa, también, amerita de mantenimiento y lubricación, pero si no sabes por dónde empezar, continúa leyendo. Aquí está la guía definitiva de cómo cuidar tu equipo de ciclismo indoor de manera correcta.

Limpieza de la bici de spinning

Empezamos por el mantenimiento más básico, la limpieza. La bicicleta de spinning se debe secar tan pronto como se termina el entrenamiento. Lo mejor es emplear una toalla o paño de fibra de algodón.

Cuando ejercitamos, y más en espacios cerrados, se transpira de manera significativa y, aunque parezca imposible, las gotas de sudor pueden corroer la estructura de la bicicleta.

El sudor es un fluido de alto contenido en sal y todos sabemos lo perjudicial que puede ser el salitre sobre las estructuras de metal. De esta manera, tras cada sesión de spinning es conveniente secar todas las partes que pueden resultar empapadas, especialmente tornillos, tuercas y arandelas que suelen ser de inferior calidad al resto de los componentes.

Ahora bien, una vez por semana hay que efectuar una limpieza algo más profunda. Se deben desmontar y asear los tubos del asiento y manillar. En esta ocasión conviene emplear algún producto especial, como cera para autos o algún anticorrosivo comercial, por ejemplo el WD-40 en aerosol.

Adicional, con un paño seco o una bayeta ligeramente humedad hay que pulir el tablero frontal con mucho cuidado para no comprometer las partes electrónicas que pueden estar allí.

Como ves, en líneas generales, la limpieza de la bicicleta estática es bastante sencilla y te garantiza su perfecto funcionamiento durante años.

Lubricación de la bicicleta de Spinning

Los ciclo indoor tienen tres puntos de lubricación fundamentales: el eje del volante inercia, los rodamientos y la cadena de transmisión (ATENCIÓN: existen equipos con trasmisión de correa).

Para esta ocasión, una vez más, se puede emplear el aceite WD-40 o cualquier otro de tu preferencia, pero sin abusar.

Los ciclos indoor no están expuestos a lluvia, lodo o sol. En teoría, llevan muchísimo menos lubricación que una bicicleta convencional, por lo que con un par de gotas de aceite en las partes de mayor fricción es más que suficiente.

Cuidados anuales

Si llevas un año pedaleando y aún no te cansas de entrenar, permíteme felicitarte. Bienvenido al club de los “spinning lover”, pero, y retomando el tema que nos ocupa, anualmente se debe inspeccionar el rodamiento del volante de inercia y el eje de los pedales.
Ambas partes están sujetas  a mucha tensión y son de las primeras que colapsan. Afortunadamente, con los cuidados oportunos, una bici estática puede durar muchos años antes de ameritar un remplazo de pieza.

Y, en caso de requerir un cambio, te aconsejamos buscar ayuda de un profesional o evaluar la posibilidad de adquirir un equipo nuevo.

¿Qué inspecciones hay que realizar periódicamente?

Ya por último, al igual que un vehículo automotor, hay que realizar inspecciones periódicas, al menos una vez al mes, en las partes de la bicicleta que sufren de mayor estrés.

De esta manera, se comienza checando el estado de la resistencia. En caso de que sea una bicicleta de rozamiento se debe corroborar en qué condiciones se encuentra la zapata de resistencia. Si se ha desgastado de forma dispareja o si simplemente se ha deteriorado, hay que remplazar por una pieza nueva.

Por otro lado, es primordial checar el freno de emergencia y que el mismo se encuentre en óptimas condiciones. En una bicicleta de spinning, el volante de inercia (y por consecuencia los pedales) sigue girando aun cuando el usuario no haga fuerza con las piernas y la única manera de detener el mecanismo es empleando la palanca de freno.

Finalmente, se deben checar todas las partes. Que cada tuerca o tornillo se encuentre ajustado y que no exista holgura en los pedales. Una pieza floja puede causar un accidente o estropear el funcionamiento del aparato.

Si disfrutas de practicar spinning, también vas a disfrutar de los cuidados de tu bicicleta. Así que ten siempre a la mano un paño para limpiar tu equipo cada vez que entrenas y está atento a cualquier ruido anormal que pueda indicar que algo no funciona bien.

 

Andres Trainer

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.